miércoles, 27 de enero de 2010

Si algo he aprendido en estos años, es que las cosas casi nunca salen como uno las planea...

No se si alguien haya visto las noticias, pero al parecer, se fué todo a la mierda.

En 3 putos días llovió lo que normalmente llueve en 1 mes en Perú, y la lluvia arrasó con los caminos y parte de la linea del tren que lleva a Machu Picchu. Borró parte de Aguas calientes, el pueblo bajo Machu Picchu.

Y aqui estoy, en Cuzco, viendo como los helicòpteros pasan cada 2 minutos evacuando a las personas atrapadas, y cobrandoles la no despreciable suma de 250 dolares a cada uno.

Sobre el viaje no puedo quejarme, he conocido mucha gente, lo he pasado bien y he hecho muchas cosas de las que me creía incapaz de hacer, como subir y bajar el cañon màs profundo del mundo (Colca) en medio de una tormenta electrica, dormir en un lodge de barro y paja, con escorpiones rondando y bichos que ni sabía que existían.
Pero sin embargo, igual me duele el no poder llegar al destino principal del viaje.
Tantas expectativas juntadas durante años, trabajo y malos ratos, en espera del objetivo. Y ahora a 200 km de distancia tener casi la seguridad de no poder llegar.

Si en 12 hrs más no vemos soluciones (nos dicen que el camino podria estar mañana, como en 1 mes más), nos vamos a Bolivia a Copacabana y al salar de Uyuni.


Para otra vez será.

2 comentarios:

Panshipanshi dijo...

Cuando dieron la noticia, yo me esforzaba por recordar quién me había dicho que se iba al Macchu Picchu... y resulta que eras tu!!!

Pucha que eris quemao

Espero que estes bien, saludos!

Layfan dijo...

Oh! Pucha!
A un amigo le pasó exactamente lo mismo, pero creo que anda por Lima.